viernes, 23 de mayo de 2014

PREPARACIÓN EN EL QUIRÓFANO

PREPARACIÓN DEL PACIENTE

La preparación del paciente varía enormemente de un caso al otro. En algunas ocasiones, el animal necesita más tiempo para llegar a presentar las condiciones óptimas para la cirugía y en otras, requieren un control de la dieta o un tratamiento médico (diabéticos). A veces, el paciente debe entrar en el quirófano inmediatamente y el tiempo de preparación quedará limitado. 
En esta sección se explicará la preparación del paciente en el periodo preoperatorio más inmediato, comenzando con el ayuno hasta la colocación del paciente sobre la mesa y preparado para que intervenga el cirujano.

-Ayuno.
Normalmente se hace ayunar al animal 12 horas antes de la cirugía. En muchos casos es suficiente con sacarlo a pasear o ponerles una caja para defecar u orinar antes de entrarlos en quirófano, pero otras veces hace falta una preparación más extensa.

-Enemas.
Antes de las cirugías rectales o de colon se realizará un enema con jabón y agua caliente o con fostato (Fleet). Puede ser necesario tener que bañar al animal después de realizarlo.

-Cateterización urinaria.
Otros pacientes deben tener la vejiga vacía antes de la cirugía. Para ello, se puede aplicar una ligera presión manual con el animal anestesiado o bien se puede cateterizar la vejiga. Esto último es útil para medir la producción de orina durante la cirugía y en el periodo postoperatorio inmediato. 

-Baño.
El baño antes de la cirugía es útil para eliminar el pelo y las escamas, reduciendo de este modo la contaminación en la zona quirúrgica. Aunque no siempre se recomienda hacerlo, se debe considerar en pacientes muy sucios o que se van a someter una cirugía de traumatología en la que se van a usar implantes (prótesis de caderas). El animal se tiene que secar bien antes de entrar en quirófano.

-Rasurado.

(figura 6.1 zona perineal preparada quirúrgicamente. Se ha afeitado, se ha limpiado y se ha colocado una sutura en bolsa de tabaco en el ano)


Rasurar antes o después de la inducción de la anestesia tiene ciertas ventajas y desventajas que se tienen que sopesar en cada paciente, dependiendo de la zona, del tipo de cirugía y del temperamento del animal.
En cirugías voluntarias de rutinas es mejor rasurar después de inducir la anestesia (figura 6.1). 
Este proceso se realizará en una zona de preparación separa de quirófano. después del rasurado y antes de que el paciente entre en quirófano, se eliminará el pelo y otros restos para disminuir el riesgo de contaminación.
En aquellos pacientes con un mayor riesgo anestésico, se puede realizar el rasurado antes de la inducción para reducir el tiempo de anestesia siempre que se pueda hacer sin causar estrés, aunque esto incrementará el riesgo de infección en la herida postoperatoriamente. Si se rasura demasiado pronto o se causan daños en la piel, aumenta el número de bacterias en la piel en el momento de la cirugía y la incidencia de infección en la incisión.
En la figura 6.2 se enumeran los puntos a tener en cuenta durante el rasurado del preoperatorio.













(figura 6.2 Puntos al tener en cuenta al afeitar a un animal antes de una cirugía).

-Preparación de la piel.
En la figura 6.3 enumera los puntos a tener en cuenta durante la preparación de la piel. Después de este proceso, el paciente se puede colocar en la mesa de operaciones, pero como es posible que la piel contamine al hacerlo, se limpiará por segunda vez en el quirófano justo antes de la cirugía.






















(figura 6.3 Preparación de la piel)

-Colocación del paciente.
Aunque la colocación inicial del paciente suele ser responsabilidad del auxiliar veterinario, es aconsejable consultarla con el cirujano antes de que comience la desinfección. Una vez iniciada la cirugía es muy difícil modificar la posición del paciente sin contaminar el campo quirúrgico.

-Colocación de los paños quirúrgicos.
Este procedimiento se realiza después de colocar correctamente al paciente y de finalizar la preparación de la piel. Los paños se utilizan para evitar la contaminación de los tejidos expuestos a partir de la piel que los rodea (figura 6.4) explica como se ponen los paños.

(figura 6.4 paños de campo colocados en el abdomen de una perra para comenzar su intervención quirúrgica)



Información recogi del libro Manual para Auxiliares Técnicos Veterinarios de Margaret Moore Gill Simpson
Auxiliar Técnico Veterinario: Cristina López Algaba

No hay comentarios:

Publicar un comentario